Ley del trabajo a distancia

Tras meses de negociaciones entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos, el pasado 22 de septiembre el Consejo de Ministros dio luz verde a la norma que, desde el 23 de septiembre (fecha de publicación en el BOE), regula el teletrabajo.

⇢ Qué se considera teletrabajo

Lo primero que hace el Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia es establecer las condiciones que han de cumplirse para que la situación laboral del trabajador se considere teletrabajo. Así, esta ley determina que el trabajo a distancia, para ser entendido como tal, debe ocupar como mínimo el 30% de la jornada laboral, es decir, más de un día y medio por semana, durante un período de 3 meses.

Además, el teletrabajo ha de ser fruto de un acuerdo voluntario entre las partes (la empresa y el empleado), e individual con cada trabajador, que deberá realizarse por escrito. Del mismo modo, es un acuerdo reversible, remitiéndose la ley a la negociación colectiva en el procedimiento, criterios y preferencias para dicha reversibilidad.

⇢ Quién corre con los gastos

Otro punto importante que esclarece esta ley es quién se encarga de los gastos que genera el teletrabajo. Según el Real Decreto-ley 28/2020, es la empresa la que tiene que cubrir los gastos relativos a los medios, equipos y herramientas vinculadas al desarrollo de la actividad laboral, conforme a los términos establecidos en el acuerdo entre la empresa y los trabajadores o en la negociación colectiva.

⇢ Derechos y obligaciones de los teletrabajadores

La nueva ley también establece que el trabajador a distancia tiene los mismos derechos que el que presta sus servicios en el centro de trabajo de manera presencial, como pueden ser el derecho a la intimidad y el uso de dispositivos digitales, protección de datos y derecho a la desconexión digital, así como las mismas obligaciones, incluyendo el registro horario de la jornada.

⇢ ¿Puede la empresa controlar al teletrabajador?

En este sentido, la empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales, incluida la utilización de medios telemáticos, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a la dignidad del trabajador y teniendo en cuenta, en su caso, la capacidad real de los trabajadores con discapacidad.

⇢ Limitaciones

Asimismo, la norma introduce ciertas limitaciones al teletrabajo en relación con supuestos concretos, como los menores y los contratos formativos.

⇢ Prevención de riesgos laborales

En cuanto a la prevención de riesgos laborales, se debe realizar una evaluación de riesgos teniendo en cuenta los característicos del teletrabajo, especialmente los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos.

⇢ Reclamaciones

Resultan de interés igualmente las modificaciones implementadas en el Estatuto de los Trabajadores y en la Ley reguladora de la Jurisdicción Social, contemplándose la tramitación preferente de las reclamaciones que puedan suscitarse sobre acceso, reversión y modificación del trabajo a distancia.

⇢ ¿Estás interesado en implantar el teletrabajo en tu empresa?

Si eres una persona jurídica y quieres dar cumplimiento con garantías a la nueva normativa del trabajo a distancia de manera procedimental y sistemática, llámanos a Grupo Vadillo Asesores (tel. 945 222 762) y te ayudaremos a elaborar un plan de acción dando los pasos adecuados para implementar esta modalidad de trabajo en tu empresa.

Para ello, contamos con un equipo de consultores expertos que te asesorarán en:

¡Contáctanos!

Comparte este artículo:

Abrir chat