Implantación del proceso de teletrabajo en las organizaciones

Desde el año 2018, con la modificación de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, el personal de las organizaciones tiene la posibilidad de solicitar una flexibilización y adaptación del horario y distribución de la jornada de trabajo, previo acuerdo con la organización.

 

Pero no ha sido hasta ahora, con la crisis del COVID-19 que ha traído consigo oportunidades de cambio, cuando los CEOs y altos directivos de muchas compañías de todo tipo se han visto impulsados a vencer la inseguridad y resistencia a esta modificación sustancial de una de las condiciones de trabajo.

 

Es por ello que hoy os explicamos la receta del éxito para conseguir un teletrabajo seguro, confiable y… ¡rico, rico al gusto de todos!

Éstos son los pasos a seguir:

• Definición de un adecuado proceso de teletrabajo, teniendo a mano un análisis documentado de las siguientes cuestiones:

  • ¿Ha pensado que el teletrabajo ha venido para quedarse?
  • Probable aumento de peticiones de teletrabajo por parte del personal cuando termine la crisis del COVID-19 y rebaja del peso del argumento “es que mi organización no dispone de los medios necesarios”.
  • Consideración de las múltiples posibilidades de trabajar que ofrece el teletrabajo a un coste menor.
  • Análisis del plan de continuidad definido en su organización e incluya la adecuada gestión de un proceso de teletrabajo.

• Medios materiales:

  • Antes de implantar el proceso de teletrabajo en la empresa, se deberán valorar las potenciales implicaciones y requisitos mínimos de medios materiales para teletrabajar: equipos, dispositivos, redes, software securizados…
  • ¿Se utilizarán en el teletrabajo medios propios, corporativos o un mix?

• Implicaciones en materia de Derecho Laboral:

• Condiciones de seguridad y salud:

  • Hay que pasar del autodiagnóstico actual al diagnóstico por técnicos de prevención en domicilio o lugar de trabajo.
  • Evaluación de puestos de trabajo susceptibles de teletrabajo y evaluación de riesgos en ellos.
  • Análisis de repercusiones para las partes ante un accidente de trabajo, enfermedad profesional, etc. en condiciones de teletrabajo.

• Dirección y control del personal:

  • Adopción de mecanismos definidos para ejercer las facultades de dirección y control del personal en teletrabajo. Cuidado, porque lo interesante aquí no es tanto medir si alguien es productivo o no (trabaja o no), sino más bien si se pueden mejorar la eficacia y eficiencia de las actividades desempeñadas.

• Secreto y seguridad de la información:

  • Asegurarse de la robustez de las contraseñas y claves de seguridad WIFI. Valorar la autorización de un ataque controlado.
  • Comprobar la seguridad de las comunicaciones.
  • Comprobar la seguridad de las aplicaciones.

• Claves del éxito de la «receta» del teletrabajo:

  • Realización de un análisis de diagnóstico de necesidades.
  • Establecimiento de un plan de acción y tratamiento de riesgos identificados en el proceso de teletrabajo.
  • Contramedidas:

Y, como siempre, en Vadillo Asesores te ayudamos a cumplir las expectativas de todos los «comensales». ¡Contáctanos!

Comparte este artículo:

Abrir chat