peligros-empresa-familiar

Las empresas familiares están hechas de otra pasta. No sólo deben enfrentarse a los desafíos del mercado o la competencia, como toda empresa. La actividad empresarial dentro de la familia supone también otros retos que a veces son complicados de gestionar.

La solución no es en ningún caso mirar para otro lado y seguir en la inercia. Porque los retos de la empresa familiar son realmente muchos y es necesario plantarles cara y trabajar en ellos para que la empresa sobreviva.

No es casual que muchas empresas familiares no lleguen a la segunda generación.

El camino no es fácil, pero las dificultades parecerán menores si hacemos el camino con las herramientas adecuadas.

¿Cuáles son los factores que más pueden afectar al futuro de la empresa familiar? ¿Cuáles son los peligros “de muerte” para la empresa familiar?

1 El relevo

Sin duda alguna (y lo sabemos por experiencia) el relevo generacional es un momento muy complicado para una empresa familiar. Las cifras lo dicen bien claro.

El 70% de las empresas familiares no pasa el primer relevo generacional y apenas el 15% es sobrevive al segundo.

El relevo generacional y el cambio en la “cabeza” de la organización es, como decimos, complicado incluso cuando se planifica. Pero si no se planifica puede ser un auténtico desastre.

¿Las claves?

  • No retrasar el relevo generacional
  • Planificar el relevo generacional en la empresa con tiempo y preferentemente en un momento “dulce” en la organización… y la familia.
  • Apostar por la dirección compartida durante un tiempo para beneficiarse de la experiencia de unos y la energía de los sucesores

2 El peso de la tradición

Las personas somos animales de costumbres, ¿verdad? Lo más frecuente es que no nos gusten los cambios. Esto, en el ámbito de la empresa, es peligroso. ¿Quién no ha oído alguna vez aquello de “si llevamos haciéndolo treinta años así”? Una cosa es la experiencia y otra cosa es que la costumbre sea una piedra en el camino de la innovación y la adaptación al mercado. Más hoy en día en que lo único seguro es precisamente el cambio. Enfocar esto en una empresa familiar es complicado ya que el peso de la tradición en la empresa familiar puede ser muy fuerte. A fin de cuentas, la empresa familiar, la familia misma, se sustenta sobre esa tradición. Pero, en la actualidad, el éxito pasa por ser flexibles y ser capaces de adaptarse al cambio (o cambios) en el mercado con rapidez.

3 El peso de la familia

Existe el prejuicio de que una empresa familiar no suele ser una empresa profesionalizada. Esto por supuesto no es así en la mayoría de los casos, pero sí es cierto las particularidades de la familia empresaria en ocasiones pueden suponer problemas para el crecimiento de la empresa. Algunos ejemplos:

  • Rechazar inversores para mantener la empresa bajo el control de la familia, lo que limita el crecimiento
  • Contratar familiares por el hecho de serlo en vez de buscar a las personas adecuadas para las necesidades de la empresa

4 Conflictos dentro de la familia

Siguiendo con el punto anterior, ese tipo de situaciones suelen derivar en conflictos dentro de la familia. Conflictos familiares que van a afectar sí o sí a la empresa. Las discusiones por cuestiones financieras, económicas, roles familiares en la empresa…

Sin embargo, la elaboración de protocolos y pactos familiares así como la mediación cuando es necesaria pueden ayudar a la empresa familiar a salvar las dificultades y crisis. Y sabemos bien de lo que hablamos: en Vadillo Asesores cumplimos 70 años y estamos ya en la tercera generación. ¿Cómo lo hemos conseguido? Con mucha, mucha planificación.

Si tienes una empresa familiar y aún no habéis empezado a pensar en la sucesión o no tenéis un pacto familiar para gestionar la empresa nos encantará asesoraros sobre cómo garantizar el futuro de vuestra empresa familiar por muchas generaciones.

Comparte este artículo:

Abrir chat