pacto Socios

Mi socio me ha engañado. Mi socio se ha cogido la baja y no sé nada de él. Uno de los socios de la empresa no trabaja al ritmo de los demás.

Desacuerdos. Diferencia de opiniones. De expectativas. De capacidad de trabajo. Personalidades que chocan. Seguro que has oído más de una historia al respecto. Historias para no dormir…

Las relaciones entre las personas no siempre son fáciles y en el entorno de los negocios esto no es diferente, ni siquiera cuando hablamos de negocios familiares.

Es un hecho que los problemas y diferencias entre los socios son una de las principales causas del fracaso en las empresas.

Da igual que se trate de un comercio, de una empresa industrial, que de una empresa de electricidad o fontanería, o de una sofisticada y tecnológica startup

Da igual que los socios sean desconocidos, o amigos, o cuñados, o primos o hermanos.

Los problemas entre socios pueden aparecer en cualquier momento.

El proyecto o la empresa pueden ir evolucionando, al igual que evolucionarán las personas… Pero esa evolución no siempre se produce en sintonía. Y ahí es cuando llega el conflicto.

Ejemplos, desafortunadamente, vemos muchos en el día a día.

Dos hermanos que montan un bar, propietarios al 50%, y ambos trabajadores en el establecimiento hostelero. A los diez años, uno de los hermanos tiene un problema de salud y comunica al otro por Whatsapp que se va a coger la baja, no sabe por cuánto tiempo. El otro hermano piensa que el primero ha exagerado su problema médico y comienzan a producirse desencuentros que acaban con el cierre del bar.

Un grupo de amigos que montan una empresa tecnológica (startup). El producto tiene buena pinta, les dan premios. Pero no saben cómo monetizarlo. Comienzan las tensiones. Algunos tienen ‘cintura’ económica; otros tienen mayores cargas familiares o necesidades. La amistad, la confianza, empieza a ser un problema porque cada uno hace lo que quiere… Finalmente, decepcionados tiran la toalla y el proyecto se cierra.

Cuatro profesionales que se conocen desde hace años por moverse en el mismo sector deciden poner en marcha un proyecto juntos. El proyecto no va mal, pero no lo suficientemente bien como para que los cuatro trabajen a jornada completa en él. Con el tiempo surgen las tensiones porque uno no quiere dejar su trabajo por el proyecto, lastrándolo; y otro quiere abandonar el proyecto y recuperar su inversión.

Podemos contar muchas historias como éstas. Pero la verdad es que no nos gustaría. Lo deseable es que esto no llegue a producirse. Y el mecanismo para conseguirlo se llama Pacto de socios.

Por qué necesitas un pacto de socios

Las reglas del juego, o el Pacto de socios

En Vadillo Asesores solemos decir mucho aquello de “Más vale prevenir que curar”.

Es un buen consejo y aplicable a prácticamente todo.

Por eso, tanto a los proyectos que se están cociendo como a los que ya están en marcha, siempre les hacemos la misma pregunta: ¿habéis firmado un pacto de socios?

¿Pacto de socios? ¿Pero qué es eso?

Eso, amigos, el pacto de socios, es, puede ser, la verdadera tabla de salvación de la empresa en caso de que se produzcan conflictos entre los socios.

El pacto de socios es un documento escrito en el que se establecen los mecanismos de relación internas de la empresa. Se trata de acordar entre los diferentes socios cuáles son las reglas del juego y de anticiparse a situaciones que pueden poner en riesgo la continuidad de la empresa.

¿Qué pasa si uno de los socios quiere abandonar la empresa?

¿Qué pasa si uno de los socios fallece?

¿Qué pasa si uno de los socios monta otra empresa y hace la competencia?

¿Qué pasa si uno de los socios está bloqueando la toma de decisiones?

¿Qué pasa si uno de los socios se está extralimitando en sus funciones?

¿Qué pasa si queremos echar a un socio? ¿O si queremos ampliar el número de socios?

Con el pacto de socios, quedan claras las reglas del juego y cuáles son los compromisos de los socios.

Tener un pacto de socios es absolutamente vital para empresas o proyectos en los que participen dos personas o más. La clave es anticiparse y prever los problemas y cómo resolverlos… antes de que lleguen…

Realmente no está obligado por la Ley, pero es la forma real de proteger los intereses y buen gobierno de la empresa por encima de las diferencias, enfados, decepciones y problemas que pueda haber entre los socios.

Sí, los pactos de socios son aptos para todo el mundo.

¿Revisamos tu caso y te ayudamos a configurar el pacto de socios para tu empresa? Contacta con nosotros aquí.

Comparte este artículo:

Abrir chat