Estrés en el trabajo

¿Estrés en el trabajo? ¿Demasiada carga de trabajo? ¿Demasiado alto el nivel de exigencia?
Prácticamente todas las personas pasan por situaciones en las que afirman sentirse estresadas en su puesto de trabajo.

Pero, ¿qué es el estrés?

Y, ¿es el estrés lo mismo para todos? ¿Usamos esta palabra de la misma manera?

Lo cierto es que no.

A nivel teórico, se dice que el estrés aparece cuando una persona no se siente capaz de afrontar una situación concreta.

En general, las personas experimentan estrés en el trabajo cuando sienten o perciben que hay un desequilibrio entre lo que se les exige y los recursos (físicos y mentales) de los que disponen para hacer frente a esas exigencias.
Ocurre a menudo que confundimos lo que es estrés en el trabajo y presión.
¿Trabajas bien bajo presión?, se pregunta a menudo en procesos de selección de personal.
La presión es otra cosa y de hecho es positiva en su justa medida. Es bueno y ayuda al trabajo tener plazos que cumplir, por ejemplo. Todos necesitamos presión para trabajar, pero la ‘cantidad’ de presión necesaria para optimizar el trabajo varía de una persona a otra… por eso es un tema tan complejo.
Aunque el estrés es una manifestación psicológica, es un hecho que afecta a la salud física de las personas.

Desmontando el mito del estrés en el trabajo

Desde Vadillo Asesores, a menudo tenemos la oportunidad de trabajar profundamente en empresas con soluciones de microconsultoría destinadas a mejorar cuestiones como la competitividad, por ejemplo.
Cuando analizamos en profundidad esas empresas y sus circunstancias, así como las personas que trabajan en ellas, es habitual encontrarse con quejas sobre el ‘estrés’ y la ‘carga de trabajo’.
Pero no es menos habitual que midiendo e investigando, nos encontremos con que lo que ocurre es que hay una planificación mejorable, que hay ladrones de tiempo, o que no se sistematiza y automatiza con la tecnología disponible etc.
En ese sentido, queda claro que es importantísima la actitud de la organización, sí, pero también la de las personas.

Cada persona debe ser protagonista y ofrecer y nutrirse de energía. Hoy más que nunca las organizaciones tienen alma y las personas que las componen son parte de esa alma. Por eso, son necesarias las personas protagonistas, las que suman, las que aportan, las que priorizan, las que proponen y aplican mejoras, las que confían…

Para acercarse más a esta visión sobre la seguridad y la salud en el puesto de trabajo recomendamos leer esta Guía electrónica para la gestión del estrés y de los riesgos psicosociales editada por la EU-OSHA – European Agency for Safety and Health at Work.
¿Estrés en el trabajo? Una visión desde el punto de vista de la gestión de personas + lectura recomendada

Y si crees que una visión externa puede ayudar a tu organización a mejorar a la vez que mejoras las vidas de las personas que participan en tu proyecto, te interesarán nuestras soluciones de micro consultoría.

Comparte este artículo:

Abrir chat