obligaciones-legales

Toda empresa tiene deberes y obligaciones y debe adaptarse a la legislación vigente en el país en cada momento.
Este concepto de los deberes y obligaciones hace que la mayoría de empresas, directivos y empresarios adopten una actitud ‘pasiva’ respecto a esos deberes y obligaciones.

Pero, ¿alguna vez has pensado que no es una cuestión sólo ‘legal’ sino también de reputación?

Está claro que si incumplimos esos deberes y obligaciones a los que la ley nos obliga puede haber consecuencias. Pero, ¿y la confianza de los clientes? ¿Y la reputación de la empresa? ¿Cuál es el valor de que ésta caiga por los suelos?
Piensa por un momento en los activos de tu empresa. Quizás te vengan a la cabeza activos inmobiliarios, el listado de clientes, o bases de datos, o tal o cual tecnología, o tal o cual metodología…
En una situación en que la reputación de la empresa se ve dañada todo ello pende de un hilo.
Así que quizás no es descabellado pensar que la reputación de una empresa es el principal activo que tiene, el más importante, en el que se sustenta su supervivencia en el mercado.

Por ello, nuestra actitud como empresa frente a las obligaciones legales debe ser proactiva. Apoyándonos en asesoramiento externo especializado en diferentes temas, como el que puedes encontrar en Grupo Vadillo Asesores.

Una visión cortoplacista no es suficiente: la empresa debe gestionar de forma eficaz y proactiva sus obligaciones y necesidades legales.
Y el primer paso es, precisamente, ser conscientes de cuáles son las obligaciones legales de la empresa. Hay puntos que pueden ser comunes a todas las empresas, pero factores como el sector, el mercado, el tipo de actividad pueden tener un impacto mayor o menor, con lo que hay que auditar las necesidades de la empresa.
Todo ello con el claro objetivo de conocer los requisitos legales de la empresa, es decir, identificar las obligaciones legales y actuar en consecuencia.

  • Evitar sanciones. La forma más efectiva de evitar las sanciones es cumplir la norma.
  • Anticiparse a la legislación. Siendo proactivos y con un buen asesoramiento externo podemos anticiparnos a los posibles cambios legislativos que se produzcan.
  • Proteger y mejorar el activo reputacional de la empresa, así como su imagen pública.

Como te decíamos antes cada caso es diferente y por ello lo mejor es someterse a un diagnóstico personalizado gracias al que, con ayuda de expertos de Vadillo Asesores en colaboración con el equipo humano de la empresa, se detecten las obligaciones y necesidades legales.

En el momento actual y seguramente por mucho tiempo, éstos son algunos de los campos a los que conviene que presenten atención en las empresas:

¿Quieres empezar a proteger DESDE HOY la reputación de tu empresa? Contacta con nosotros.

El asesoramiento externo jurídico que necesitas lo tienes muy cerca de ti: en Vadillo Asesores te ayudamos a cumplir la legalidad de forma fácil y amigable con nuestros servicios de asesoramiento especializado para las empresas del País Vasco.

Comparte este artículo:

Abrir chat