Sucesion-Empresa-Familiar

Sin duda, las empresas familiares están hechas de otra pasta. Sus características, amasadas alrededor de los valores de la familia, las convierten en empresas especiales con ventajas diferentes… Pero también con problemáticas distintas.

Según un informe reciente del IEF (Instituto de Estudios Fiscales) en Euskadi la empresa familiar tiene una gran presencia. Las empresas familiares suponen el 84% del total de las empresas. La empresa familiar vasca es además referente en empleo: el 61,7% de los trabajadores por cuenta ajena están empleados en una empresa familiar.

Hasta ahora ha habido una gran tradición de empresa familiar, pero ¿y la continuidad de las empresas familiares? ¿Y la sucesión en la empresa familiar?

El relevo y la sucesión en la empresa familiar requieren planificación. Hay que huir de la prisa y la urgencia.
Por eso, desde Vadillo Asesores aconsejamos a las empresas familiares que empiecen a pensar en la sucesión con tiempo suficiente.
El proceso para garantizar la continuidad con garantías de la empresa familiar es largo.

En torno a los 55 años, un empresario o empresaria a cargo de una empresa familiar debería pensar y organizar su relevo.

No se trata sólo de inculcar y proteger los valores de la familia que mantiene esta empresa. El proceso en sí no siempre es sencillo.

Puede ocurrir que el hijo o los hijos destinados a hacerse cargo de la empresa no quieran incorporarse a la empresa familiar. O que no quieran hacerlo como cabeza visible. También puede ocurrir que dentro de la familia o de la propia empresa familiar haya desacuerdos sobre quién debe tomar las riendas de la compañía en el medio plazo.

El dicho popular es la mejor solución en estos casos:

Más vale prevenir que curar

De hecho, en Vadillo Asesores recomendamos siempre a la empresa familiar que elabore un protocolo familiar o al menos un plan de relevo. Nosotros mismos somos empresa familiar en tercera generación y tratamos de ayudar a otras empresas familiares a continuar su actividad desde nuestra propia experiencia. Y también desde la experiencia de haber contribuido a ordenar la sucesión en otras empresas.

Se trata de un proceso apasionante que estimamos entre cinco y diez años de duración y que debe orquestarse muy bien para evitar conflictos dentro de la familia que puedan comprometer a la empresa.

¿Dispone tu empresa familiar de un protocolo familiar o un plan de relevo? No esperes a que sea demasiado tarde. Contacta con nosotros y te ayudaremos a organizar las relaciones en tu empresa familiar, así como la sucesión.

Comparte este artículo:

Abrir chat