autonomos-base-cotizacion

La base de cotización es algo que las personas autónomas eligen de forma prácticamente libre, pero que conviene pensar bien. La base mínima no siempre es la mejor opción, sobre todo porque tiene mucho que ver (mucho) con la prestación que quedará al jubilarse… Y si no se ha planificado bien el autónomo puede llevarse una sorpresa muy desagradable cuando se quiera jubilar.

Los trabajadores autónomos pueden cambiar hasta cuatro veces en un año la base de cotización, siempre dentro de los límites mínimo y máximo, y solicitándolo a la Tesorería General de la Seguridad Social.

Eso sí, hay que tener en cuenta que a partir de los 47 años ya no se podrán hacer incrementos de la base de cotización para evitar la picaresca de hacer esto para aumentar la pensión que se cobrará al jubilarse. Con una excepción: si una persona de más de 47 años se da de alta como autónomo por primera vez sí podrá hacer cambios.

La importancia de prevenir: calcular la edad de jubilación y la base de cotización

Como trabajador autónomo, hay que fijarse en la edad que se tenga y en la edad en la que corresponda o se desee la jubilación, además de los años trabajados (o cotizados). A partir de ahí, hacer cálculos, mejor con la ayuda de una persona experta en jubilaciones.

Es importante tener en cuenta la reforma gradual del sistema de pensiones, ya que afecta a la cuantía de las pensiones.

Asímismo, el autónomo deberá tener presente el periodo de años anteriores a la jubilación sobre el que se calcula la base reguladora y, por tanto, la pensión en consecuencia.  En 2019 el cálculo se hace sobre lo cotizado durante los 22 años anteriores a la jubilación.

Respecto a los años de vida laboral completa que permite acceder a la pensión máxima de jubilación (siempre que se cumplan los demás requisitos para ello), antes de la reforma se tenía que haber cotizado durante 35 años, pero ahora esto se irá incrementando hasta llegar a los 37 años en el año 2027.

En el caso de que un autónomo abandone su actividad laboral antes de la edad que le corresponde para jubilarse, su pensión se verá penalizada. Trabajar después de la edad de jubilación, por otro lado, no le ayudará a mejorar su prestación.

Sin duda, son muchos factores para tener en cuenta a la hora de ajustar la base reguladora para conseguir una pensión de jubilación óptima.

Pues bien, teniendo presente estos cambios graduales, los autónomos deberán hacer cálculos en función de su edad para no cometer el error de que existan baches en los que la base reguladora no se actualiza pues ello supondría disminuir su futura pensión.

En Vadillo Asesores tenemos un equipo de trabajo especializado en personas autónomas para ayudar a que consigan la mejor jubilación posible. La planificación es clave: por eso recomendamos estudiar y planificación la jubilación del autónomo alrededor de los 45 años.

Comparte este artículo:

Abrir chat