Secreto empresarial

Como ya os venimos contando en nuestro blog, en 2019, entró en vigor una ley inédita en el ordenamiento jurídico español que permite a las compañías de nuestro país proteger ciertos activos intangibles de la empresa, como son los protocolos de actuación, los sistemas propios de trabajo y gestión, las técnicas de producción, las bases de datos de todo tipo y los desarrollos informáticos o científicos. Se trata de la Ley 1/2019 de Secretos Empresariales.

⇢ Definición de secreto empresarial

Pero, ¿qué se considera un secreto empresarial? Según la Ley 1/2019, secreto empresarial es toda información o conocimiento que:

  • Es secreto en el sentido en que no se trata de una información o conocimiento generalmente conocido por personas pertenecientes a los círculos en los que se utiliza dicha información.
  • Es una información o conocimiento al que no se puede acceder fácilmente.
  • Tiene cierto valor empresarial al conferir a su titular una ventaja competitiva actual o potencial por el solo hecho de ser y mantenerse en secreto y, más precisamente, por conocerla y aplicarla o no aplicarla, frente a quienes carecen de la correspondiente información y están naturalmente interesados en disponer de ella.
  • Es objeto de medidas destinadas a impedir que dicha información o conocimiento sea conocida o divulgada. Estas medidas han de ser adecuadas para mantener la confidencialidad de la información frente a las diferentes formas de vulneración de las que pudiera ser objeto.

⇢ Tipos de secretos empresariales

Existen dos tipos de secretos empresariales:

  • Secretos comerciales: se considera como tal cualquier información referente a la naturaleza y vida de la empresa, con importante valor para la misma y que la competencia pueda tener interés en conocer.
  • Secretos industriales: se considera como tal cualquier información y conocimiento técnico sobre productos, ideas o procesos industriales que la empresa desea mantener en secreto por su valor competitivo.

Por tanto, el concepto de secreto empresarial abarca cualquier información o conocimiento referido a la empresa con total independencia del soporte en el que éste se encuentre almacenado o recogido (papel, discos, sistemas de almacenamiento de información, dibujos, esquemas…), pudiendo ser de carácter:

  • Industrial: cuando se trata de información referente a procedimientos de fabricación, mecanismos de distribución de productos, montaje…
  • Científico y tecnológico: cuando se trata de información referente a fórmulas, algoritmos, descubrimientos, invenciones….
  • Comercial y de marketing: cuando se trata de listas de clientes, proveedores, listados de e-mails, políticas de precios….
  • Organizativo del negocio o secretos de organización interna: cuando se trata de información referente a las relaciones con el personal, gestión del conocimiento, proyectos…
  • Financiero y contable: cuando se trata de información de carácter financiero.

⇢ ¿Qué medidas preventivas se pueden adoptar para proteger la información?

Para proteger sus secretos empresariales, las organizaciones deben:

  • Determinar claramente cuáles son las personas que tendrán acceso a la información protegida, y redactar acuerdos de confidencialidad donde se especifique qué información se encuentra protegida y que tendrán que ser firmados por aquellos sujetos que dispongan de acceso o conozcan dicha información.
  • Clasificar la información como confidencial y restringir los accesos físicos a la misma.
  • Determinar y establecer políticas de traslado de la información y de gestión de soportes.
  • Establecer políticas de utilización de los sistemas informáticos.
  • Establecer ciertas medidas de ciberseguridad como, por ejemplo, determinar dónde debe ser almacenada la información, determinar quiénes dispondrán de acceso a la misma, establecer un sistema de cifrado, etc.
  • Elaborar e implantar en la compañía políticas de copias de seguridad.
  • Realizar formaciones al personal de la empresa y efectuar auditorías y revisiones periódicas.

⇢ ¿Qué diferencias hay entre los conceptos de patente y secreto comercial?

Mientras que la patente implica ciertos costes a la hora de proceder a su registro, se encuentra limitada a un período de tiempo concreto (por lo general 20 años) y a un marco territorial determinado, el secreto comercial no implica ningún tipo de coste ni necesidad de ser inscrito en ningún registro, no se encuentra limitado en el tiempo por lo que puede continuar indefinidamente siempre que el secreto no se revele al público y no requiere el cumplimiento de formalidades como la divulgación de la información a una autoridad gubernamental.

Sin embargo, existen ciertas desventajas a la hora de proteger la información comercial como secreto comercial en lugar de como patente, ya que si el secreto está incorporado en un producto, terceras personas pueden inspeccionarlo, analizarlo y descubrir ese secreto y tener derecho a usarlo a partir de entonces y una vez que el secreto se hace público, cualquiera puede tener acceso a él y usarlo como quiera.

No obstante, si tienes cualquier duda al respecto, o si deseas implantar en tu organización un sistema de protección de tus secretos empresariales, ya sabes que en Vadillo Asesores somos expertos en GRC (Gobierno+Riesgo+Cumplimiento) y estamos a tu disposición para proteger ese activo tan importante para cualquier compañía que es la información confidencial.

Comparte este artículo:

Abrir chat