ataque-ciberseguridad-vitoria

Para conocer bien cuáles son las obligaciones legales de la empresa, las pymes deben estar muy atentas a los cambios legislativos. La última normativa interesante para las empresas es la Ley 1/2019 de 20 de febrero, de secretos empresariales, publicada el jueves 21 de febrero en el BOE. Esta ley supone además la transposición de la Directiva Europea 2016/943 al marco legislativo español.

Prevención de delitos contra los secretos empresariales: proteger los secretos empresariales

Dicen que la información es poder. Desde luego, la información es hoy un activo muy poderoso en la empresa.

Ya no hablamos sólo de las marcas, las patentes o la propiedad industrial; activos intangibles que podemos considerar clásicos y que se protegían mediante inscripción en registro público.

Hoy día la información relevante para una empresa va más allá: metodologías propias de trabajo, sistemas y técnicas de producción, bases de datos, la información de los clientes, desarrollos informáticos o científicos… Estos activos son claves para las empresas y por ello mismo las empresas deben preocuparse de protegerlos. De esto también hablamos cuando hablamos de Seguridad de la Información 360º.

Y es que la información forma parte del valor de una empresa de forma íntima.

Con esta nueva ley se quiere ayudar a proteger la información, condenando prácticas ilícitas de apropiación, espionaje, copia, violación de confidencialidad…

Las nuevas tecnologías han aportado muchísimo valor al mercado y a las empresas, pero no se puede ignorar que la información, si no está bien protegida, también puede ser vulnerable hasta el punto de poder ser copiada o robada, por ejemplo.

La nueva Ley de Secretos Empresariales: ¿qué se considera un secreto empresarial?

La nueva Ley de Secretos Empresariales define el secreto profesional como cualquier conocimiento o información de tipo tecnológico, científico, industrial, financiero, organizativo o comercial que se mantenga en secreto, tenga un valor empresarial por el hecho mismo de ser secreto, y haya sido objeto de medidas razonables por parte de su titular para mantenerlo en secreto.

Con la nueva Ley de Secretos Empresariales se crean herramientas para que una empresa pueda defenderse en caso de que sus secretos sean violados… siempre que la empresa “atacada” pueda demostrar que cuenta con protocolos de protección de su información confidencial de manera tanto jurídica como técnica.

La nueva Ley de Secretos Empresariales establece distintas vías para que las empresas cuyos secretos hayan sido vulnerados puedan defenderse. Y según cuál sea la actividad infractora detectada se podrá exigir diferentes cosas: la simple declaración de la violación del secreto, la cesación y prohibición de los actos de violación, la incautación de las mercancías que se hayan fabricado utilizando ese secreto, etc. además de indemnizaciones por daños y perjuicios.

Por otro lado, la nueva Ley de Secretos Empresariales regula la naturaleza patrimonial de los secretos empresariales y establece unas reglas del juego para la transmisión, cesión, licencia de uso etc.

Sin duda, valores como la ética, la confidencialidad etc. están hoy más vigentes que nunca. Y es hora de que las empresas empiecen a tener muy en cuenta la importancia que tiene la información, así como su protección, tanto técnica como jurídica.

En Vadillo Asesores ayudamos a las empresas a proteger ese importante activo que es la información, haciendo una valoración de riesgos personalizadas y estableciendo soluciones modulares mediante micro implantes que garantizan el éxito en la implantación. ¿No sabes por dónde empezar a proteger la información de tu empresa y sus secretos empresariales? Contacta con nosotros y te guiaremos en tus primeros pasos.

Comparte este artículo:

Abrir chat