La Seguridad Social, implacable con las deudas

Allá por el periodo 2012-2013, fue aprobado un Plan de lucha contra el fraude a la Seguridad Social, motivado por la situación de profunda crisis económica que hacia imprescindible mejorar la eficacia de los procedimientos de ingresos de cuotas.
Este fue uno de los primeros pasos que dieron desde uno de los organismos públicos que mejor ha sabido gestionar las deudas de sus contribuyentes y más serio se ha mostrado con los morosos. La Seguridad Social dispone de los sistemas necesarios para localizar a los deudores, darles opción de abonar sus deudas ya con un recargo importante y por último, llegar al embargo y subasta de bienes si fuera necesario.
Durante el año 2013, el último año auditado del sistema, la recaudación desde la Seguridad Social exclusivamente por vía ejecutiva, aumentó en un 15,7% llegando hasta los 1.855 millones de recaudación. Una cifra que refleja la morosidad con la que cuenta el sistema.
La línea a seguir por la Seguridad Social es continuar aumentando la recaudación y reduciendo el fraude. Para ello, recientemente ha entrado en vigor el Sistema de Liquidación directa “Creta” modificando totalmente el procedimiento recaudatorio; de forma que ya no son las empresas las que ingresan sus cotizaciones correspondientes, sino que es la propia Tesorería General de la Seguridad Social la que les factura. Además, se han acortado los plazos para la presentación de los partes de Incapacidad Temporal, el envío de las bajas de los trabajadores pasa de un plazo de 6 días a 3 días posteriores al final de la actividad laboral, etc.
En este punto se encuentra la última reforma de Seguridad Social: acortar el plazo para ejecutar los embargos. Si antes la comunicación del embargo se realizaba en el plazo de un mes desde el final del periodo recaudatorio, a partir de ahora, este procedimiento de providencia de apremio por la vía ejecutiva, pasará a ser de únicamente tres semanas. Asimismo, el tiempo que transcurre desde que finaliza el plazo reglamentario del ingreso de cotizaciones, sin que estas fueran ingresadas, hasta su cobro adquiere gran importancia. Cuanto menor sea el tiempo de tramitación, mayores serán las posibilidades del cobro de la deuda.
La Tesorería General de la Seguridad Social, especialmente debido a las últimas novedades, va en serio con las deudas y continúa mostrándose a la cabeza de los organismos públicos en la lucha contra la morosidad y el fraude, contando con sistemas y herramientas ejemplares para ello.
Sergio J. García forma parte del equipo de Soluciones Laborales de Grupo Vadillo Asesores

Comparte este artículo:

Abrir chat