Boletín 2013/05/15:  La importancia de la actualización permanente de los datos

La Agencia de Protección de Datos ha iniciado un proceso sancionador contra una empresa proveedora de gas, por el uso irregular de los datos personales de un usuario. La infracción cometida se califica como grave y la multa oscilará entre los 40.001 y los 300.000 euros.

El usuario había suscrito  varios contratos con dicha empresa,  que le giró las correspondientes facturas, sin embargo le facturó servicios que no había contratado. Ello llevó al usuario a ejercitar un derecho de acceso para saber qué datos suyos tenía la empresa y a qué otras empresas  se los había cedido ésta. Posteriormente ejercitó el derecho de cancelación para que dejasen de cederlos a cualquier otra empresas. La empresa proveedora de gas le confirmó por escrito que no cedería sus datos a ninguna otra empresa y sólo los utilizaría para gestionar el gas natural, aunque el domicilio de la usuaria carece de conexión a la red de gas.
Posteriormente le remitieron nuevos contratos, como el suministro eléctrico, sin firma del cliente y que, por tanto, no había contratado. Tras presentar una denuncia ante la Agencia de protección de datos se comprobó que  los datos relativos a los servicios contratados por el usuario no estaban debidamente recogidos y actualizados por lo que figuraban servicios no contratados y los inspectores de la Agencia concluyeron que:
·         A).- se trataron datos personales sin el debido consentimiento del afectado
·         B).- que, a pesar de lo manifestado por la empresa, no habían cancelado los datos ni en sus propios ficheros ni en los de las otras empresas a las que se habían comunicado.
Esto nos lleva a recordar la importancia del principio de calidad de los datos que, entre otras cosas, indica que los datos deben ser exactos y estar siempre al día para evitar situaciones como la que se acaba de relatar. Y que si un afectado ejercita un derecho de cancelación debe hacerse inmediatamente efectivo no sólo para que la  propia empresa cancele los datos sino para que, si se han comunicado a otras empresas, nos encarguemos de que igualmente los cancelen por aquellas pues en caso contrario, como vemos, las sanciones pueden ser  muy importantes.
De ahí la necesidad de mantener permanentemente actualizadas las bases de datos de forma que respondan siempre a la realidad y tener cuidado con las cesiones que se realicen tanto a la hora de hacerlas como a la hora de tener en cuenta que hay que  cancelar los datos por parte de esas cesionarias si el afectado revoca su autorización para la cesión de sus datos.

Comparte este artículo:

Abrir chat